Una historia que recorre más de tres décadas de amistad en la vida de cuatro hombres que crecen juntos en Manhattan. Cuatro hombres que tienen que sobrevivir al fracaso y al éxito y que, a lo largo de los años, aprenden a sobreponerse a las crisis económicas, sociales y emocionales.Cuatro hombres que comparten una idea muy peculiar de la intimidad, una manera de estar juntos hecha de pocas palabras y muchos gestos. Cuatro hombres cuya relación la autora utiliza para realizar una minuciosa indagación de los límites de la naturaleza humana.

OPINIÓN

(sin spoilers)

 

Veamos, creo que ya se ha dicho de todo sobre este libro, sus puntos buenos (que te hace sentir y llorar) y no tan buenos (demasiado dramático) y realmente considero que es uno de esos libros que o lo amas o lo odias, pero lo que está claro es que no te deja indiferente. Así pues, en esta reseña me limitaré a comentar mi experiencia con esta historia y lo que yo, personalmente, he experimentado.

Empecé este libro en diciembre del año pasado y, tras llevar leyendo unas doscientas páginas, no me estaba enganchando, veía hacia donde iba la trama y no me apetecía continuarlo, por lo que lo abandoné, lo dejé en la estantería menos transitada y seguí con otras lecturas. Sin embargo, tras un par de meses, inesperadamente, me apeteció retomarlo, algo que nunca me ha pasado con un libro abandonado, y darle una segunda oportunidad. Pues bien, en este nuevo intento sí me enganchó y lo más importante, me hizo sentir la historia.

img_20170221_150043_494

Como probablemente sabréis, la historia se centra en cuatro amigos que viven en Nueva York a lo largo de décadas, por lo que vamos viendo cómo va avanzando su relación y variando sus vidas. Entre estos cuatro personajes principales, destaca especialmente Jude, ya que desde las primeras páginas sabemos que le pasó algo malo de pequeño y ahora tiene determinadas secuelas, por lo que a lo largo de la historia se van desvelando ciertos aspectos de su pasado.

Sí, la historia es muy dramática y puede chocar que tantas cosas le sucedan justamente a Jude. No obstante, en mi caso no me resultó inverosímil ni me impidió disfrutar de su lectura, ¿cuantas veces la realidad supera a la ficción? Asimismo, la autora no se centra tanto en narrar los hechos en sí, sino en las secuelas y cómo vive Jude a partir de entonces. En general, la describiría como una historia con partes tristes, evidentemente, pero que a la vez se centra mucho más en la esperanza, el amor y la amistad.

25334922Aparte de que la narración esta muy cuidada y no resulta en ningún caso tediosa, a pesar de la extensión del libro, considero que la autora plasma a la perfección la complejidad de las relaciones humanas, tanto amistad como amor, y los sentimientos de Jude. Realmente, es muy fácil entender a todos los personajes aunque no actuarías como ellos.

Otro detalle curioso es que nunca sabemos en qué año se ubica la historia, sin embargo, no se echa en falta porque nos encontramos totalmente ante una historia de personajes, da igual en que año suceda, en la que lo relevante es acompañarles, especialmente a Jude, a través de los acontecimientos de su vida, haciendo sentir al lector.

En definitiva, Tan poca vida es un libro que, sin duda, no es perfecto, seguro que habéis leído otros que tienen mayor calidad literaria o una trama más enrevesada, pero a la vez es un libro que remueve por dentro, que te hace sentir con los personajes, encariñarte con ellos y sentirte un poco huérfano cuando terminas esta historia. Me ha encantado.

LO MEJOR: los personajes y la narración.

LO PEOR: nada.

Puntuación: 

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios