Elena es una ejecutiva triunfadora que está a punto de acceder al puesto de directora de cuentas en la importante empresa de Publicidad y Relaciones Públicas donde trabaja. Su embarazo trastoca todos sus planes y la lleva a cambiar el rumbo de una realidad que solo aparentemente tenía bajo control.

OPINIÓN

(sin spoilers)

 

Nos encontramos ante un libro que incluyen en el género de domestic noir pero que, en mi opinión, no consigue transmitir al lector una situación de suspense y presenta varios aspectos que no me han terminado de convencer .

El primero de ellos ha sido la narración, que en lugar de hacer el libro más ameno y fluido me ha dificultado su lectura. Así, tenemos saltos de escena bastantes bruscos y los diálogos han sido del todo imposibles para mí. Vale, entiendo que la historia se sitúa en el año 1995 y que en ese momento pudo haber expresiones y palabras que se empleaban con mayor habitualidad, pero realmente me parecía excesivo la utilidad de ciertas expresiones en casi la totalidad de los diálogos (tronca, hija, me troncho, etc.) y de tantos anglicismos que muy forzados en los diálogos. Por tanto, en general, los diálogos me han parecido artificiales, irreales y no me los he creído, lo cual evidentemente dificulta bastante todo lo demás.

En cuanto a la trama, se diferencian claramente dos, la relacionada con el embarazo de Elena y sus visitas a su doctora, y las relativas a su trabajo y la historia de “suspense”. En mi caso, no me han terminado de enganchar ni interesar ninguna de las dos y el libro, en general, me ha resultado muy aburrido.

Aún así, unido al tema de los diálogos tan poco creíbles, lo peor de todo han sido los personajes y sus actuaciones/aptitudes, que son incluso más inverosímiles, de tal modo que no te los crees para nada. Elena es nuestra protagonista y, desde las primeras páginas, me empezó  disgustar hasta resultarme insoportable. Eso sí, no tengo nada en contra de personajes “malos” o “desagradables”, pero es que Elena consigue aburrir al lector y no tienen ninguna lógica sus actuaciones.

IMG_20170301_092616_446Todo comienza con que Elena descubre que esta embarazada y, a consecuencia de ello, no le van a promocionar en su trabajo. Esta situación hace que la autora nos meta con calzador unas situaciones de machismo exageradamente evidentes y burdas (¿para qué mostrarlo por actos cuando puedes poner una frase del machismo en su máxima expresión?) a fin de que nuestra protagonista se defienda y de la sensación de que tenemos que empatizar con ella. Pero ojo, que ante unas cosas reacciona y ante otras no tanto,  y además, parece que todos los que le rodean son de lo peor, pero ella es de lo mejor, nada más lejos de la realidad.

Y a partir de ahí, se suceden las actuaciones ilógicas. ¿Que se encuentra con casualidad en otro país con alguien de su trabajo y lo primero que le dice a la protagonista cuando le saluda es que no husmee ni investigue, así por que sí? De lo más normal, antes no tenía ni idea pero ahora ya sabe (casi con un cartel luminoso) que pasa algo. ¿Que sospechas que hay una trama de mafia pero no llamas a la policía? Claro. ¿Que tienes muchísimo dinero pero prefieres gastártelo en detectives privados en lugar de buscarte otro trabajo o incluso, ya puestos, montarte tu propia empresa? Cualquiera lo haría. ¿Que no le cuentas nada a tu marido, ese que es el padre de hijo? Para qué le vas a contar. ¿Que de repente por estar embarazada parece que eres bipolar? Evidentemente.

Y así, sigue y sigue, cuesta abajo y sin frenos hasta que llegamos al final, que no resuelve nada ni mejora la trama.

Por tanto, no lo recomiendo en absoluto, trama aburrida y que no engancha, una protagonista inaguantable y, en general, diálogos y personajes inverosímiles que no te llegas a creer.

 

Puntuación: 30f6d-1

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios