Después de ver La la land y consagrarse como una de mis películas favoritas, me dio por bucear por la filmografía de Ryan Gosling por si había alguna joyita que se me hubiera pasado y así encontré Lars y una chica de verdad. Viendo las buenas críticas que recibió, decidí verla y me ha sorprendido muy gratamente.

La historia comienza con Lars, un joven de 27 años que vive en el garaje de la casa de su hermano y su cuñada, y la llegada de su novia Bianca. Resulta que Bianca es una muñeca de placer pero Lars la ve como alguien real y, aconsejados por una doctora, la familia y conocidos de Lars deciden seguirle la corriente.

giphy-1

Mi primera impresión es que iba a encontrarme con una historia divertida que fuese más una comedia que cualquier otra cosa. Sin embargo, nos encontramos con que la película tiene sus puntos de humor (obviamente, el tener que tratar a Bianca como a una persona da lugar a situaciones cómicas) pero va mucho más allá. Y es que, resulta que detrás de ese aspecto más cómico, nos encontramos con una preciosa historia que aborda temas como la soledad, las relaciones humanas y esa necesidad de conectar con alguien y nos que entiendan.

giphy

De hecho, es de esas películas que, aunque tengan cierta trama, el punto fundamental son los propios personajes y las relaciones que se establecen entre ellos, sus pensamientos y la forma de lidiar con aspectos de sus vidas. Además, ¿qué queréis que os diga? Ryan Gosling lo borda y te crees totalmente el personaje de Lars, su timidez, su incapacidad para socializar y su buen corazón.

Y hasta aquí llego con esta especie de reseña/recomendación. Si os apetece una película original, diferente, con toques de humor pero mucho más profunda de lo que parece, os la recomiendo totalmente.

Puntuación: eb3e7-4

 ¿Lo habéis visto? ¿Os ha gustado?

Anuncios