AVISO: Contiene spoilers del primer libro.

Después de leer Illuminae, y apreciar lo original que fue, era necesario continuar con esta segunda parte o novela de acompañamiento. Y es que comenzamos justo donde dejamos el final del primer libro pero en un lugar diferente.

Si recordáis, porque a mi personalmente me costó un poco ubicarme otra vez, después del ataque a Kerenza por parte de la compañía Beitich, nos encontramos con los esfuerzos de Beitich por limpiar todo rastro de su ataque y que sea imposible incriminarla.

En esta ocasión, arrancamos en otra estación, alejada de Kerenza, pero a donde se dirigen los únicos supervivientes al ataque. En ella tenemos a nuestros dos protagonistas principales, Hannah, una joven inteligente e hija del comandante de la estación, y Nik, un adolescente perteneciente a una familia relacionada con el mundo del crimen.

20161125_154624Personalmente, los personajes me han gustado pero no encantado. Probablemente, ello se debe en parte a la narración tan diferente, porque al estar narrada la historia desde transcripciones de conversaciones, correos electrónicos y grabaciones es difícil empatizar del todo con ellos. Además, en algunas ocasiones sus reacciones me parecían un tanto irreales, sin resultarme del todo creíbles. La verdad es que creo que la trama y las propias actitudes de los personajes me encajarían más si no fuesen adolescentes. Por lo demás, el ritmo y el formato se mantiene en la misma línea que su primera parte. No sólo es ágil y sencillo de leer, sino que también engancha de principio a fin y es totalmente original.

En cuanto a la trama, me ha gustado mucho que no se quede en una segunda parte sin más,  ya que es más una novela situada en paralelo a la narrada en la primera parte que congenia perfectamente con ella y tiene sentido.

Como punto negativo, lo único que puedo decir es que, a pesar de que he disfrutado la historia y me ha enganchado, me ha dado la sensación de que cierta estructura de la trama es demasiado similar a la de Illuminae. Y con ello me refiero a que vuelve a repetirse el esquema de existir una amenaza en el exterior y otra en el interior, sólo que esta vez no es tan interesante como AIDAN.

Con todo, es una segunda parte que no sólo hace justicia a la primera, sino que también nos amplia mucho más el mundo en el que se desarrolla la historia, con nuevas tramas y personajes que, sin duda, tendrán su relevancia en la siguiente parte. Realmente, tengo muchísimas ganas por conocer como avanza la historia.

LO MEJOR: que mantiene la originalidad, el ritmo y el factor enganche.

LO PEOR: que ciertos esquemas se vuelven a reiterar.

Puntuación: eb3e7-4

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios