AVISO: Contiene spoilers del primer libro.

Hace unos meses leí Seis de cuervos (reseña) y me encantó totalmente, así que estaba claro que en cuanto pudiese iba a poner mis manos en esta segunda parte de la duología de Leigh Bardugo. Retomamos la historia justo en el punto crítico en el que la dejamos después de que nuestros protagonistas fuesen engañados por Van Eck, con Inej secuestrada, Nina recuperándose del uso del jurda parem y, básicamente, todo hecho un desastre pero con la intención de Kaz de solucionarlo.

Nuevamente, se trata de una historia que he disfrutado de principio a fin, quizás un poco menos que el primer libro de la duología, pero aún así tiene un nivel altísimo, siendo para mí, sin duda alguna, uno de los mejores libros del panorama juvenil. De hecho, constantemente tenía la sensación de querer avanzar en la historia y descubrir cómo terminaba pero, a la vez, no quería despegarme de estos personajes, necesito saber más de ellos.

img_20161112_150629Y es que, si bien la trama también es bastante sólida, es uno de esos libros en que lo principal son sus protagonistas, siendo imposible que no les cojas apego. En realidad, a excepción de Wylan, ya habíamos conocido gran parte del pasado de los protagonistas, por lo que estaba un poco expectante por saber cómo se iba a desarrollar la historia en esta segunda parte. Afortunadamente, me ha gustado mucho la forma en que lo ha manejado la autora, ya que no sólo conocemos en profundidad a Wylan (recordemos que hasta el momento no habíamos tenido ningún capítulo narrado desde su perspectiva), sino que también conocemos pequeñas partes del pasado de los otros cinco protagonistas que complementan lo que ya sabíamos de ellos. Los protagonistas se mantienen en la línea del anterior, gustando incluso más, tanto por separado como por sus interacciones, es que los he adorado, no sólo los que ya me gustaban bastante por el anterior libro, sino también otros que consideraba más secundarios, como Wylan o Jesper.

En esta ocasión, la trama tiene una estructura diferente, ya que el objetivo no será dar un gran golpe como en el primer libro, sino conseguir determinados objetivos, ampliándose los escenarios y los personajes secundarios. En mi caso, como no he leído la trilogía Grisha de la misma autora, me ha gustado bastante que se expandiera más el mundo que conocíamos y ver las interacciones de las distintas razas. Como mencionada, la trama adopta un papel algo más secundario respecto a los personajes, pero que no os engañe, engancha desde el principio y tiene muchos giros argumentales totalmente impredecibles.

En cuanto al final, me ha parecido un muy buen cierre de la duología, realista, que se desarrolla poco a poco y que va atando todos los cabos sueltos. Eso sí, hubiera agradecido unas cuantas páginas más, pero lo mismo que agradecería otro libro más, fundamentalmente porque quiero saber más de estos personajes que tanto me han encandilado.

Por tanto, un muy buen final para la duología, en el que volvemos a disfrutar de unos personajes geniales, con voz propia, y de una trama entretenida plaga de giros argumentales,sin duda, uno de los mejores libros juveniles que he leído. Eso sí, os dejará con ganas de más.

LO MEJOR: los personajes y la trama.

LO PEOR: nada de nada.

Puntuación: be86f-5

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios