Verano de 1976. La señora Creasy se ha esfumado sin dejar rastro. Su marido, perplejo y desesperado, revuelve sus cosas tratando de encontrar alguna pista, mientras los vecinos echan la culpa a la ola de calor de haber alterado a esa mujer afable y generosa aunque propensa a sonsacar los pecadillos a los demás.

Cuando la policía la declara oficialmente desaparecida e inicia la investigación en La Avenida, la pequeña Grace, de diez años, decide aportar su grano de arena y emprende sus propias pesquisas con la ayuda incondicional de su mejor amiga Tilly. Juntas van de casa en casa interrogando subrepticiamente a los residentes. Pero a medida que las puertas y las bocas van abriéndose, esa avenida empieza a revelar sus más oscuros secretos y pronto las detectives aficionadas descubrirán más de lo que habrían sospechado.

OPINIÓN

(sin spoilers)

Tenía bastante expectativas con el libro y, afortunadamente, no me he equivocado, porque lo he disfrutado de principio a fin.

Todo comienza con la desaparición de una de las vecinas de La Avenida, la señora Creasy, en uno de los veranos más calurosos, el de 1976. En primer lugar, la ambientación en los años 70 me ha gustado mucho, ya que la autora no sólo consigue transmitirnos que realmente la historia se ubica en esta década, poniendo de manifiesto las preocupaciones y perjuicios que la caracterizaban, sino que también tiene sentido con la historia.

Uno de los aspectos que me preocupaban un poco inicialmente era que la narración la asumía nuestra pequeña protagonista de 10 años, Grace. Sin embargo, aunque sea nuestro personaje protagonista y asuma la mayor parte de la narración, no nos perdemos absolutamente nada, porque en determinados momentos la narración se va alternando en los diferentes habitantes de La Avenida, de modo que podemos disfrutar de una visión mucho más amplia de los diferentes personajes y sus pensamientos.

27276280En cuanto a la historia en sí, consigue enganchar desde el principio, ya que como lector conservas la intriga de saber que le ha pasado realmente a la señora Creasy, así como qué oculta cada uno de los habitantes de esta vecindad. Y es que cada vecino de ellos no es lo que parece a simple vista y todo parece indicar que este acontecimiento está relacionado con algo que sucedió hace años. He disfrutado muchísimo cómo la historia se va desentrañando poco a poco, siendo bastante imprecedible. Además, esta intriga se combina perfectamente con diversas reflexiones relacionadas con el título del libro que, sin duda, dan qué pensar y cobran más relevancia al advertirlas desde el punto de vista de Grace.

Respecto a los personajes, nuestra pareja de niñas protagonistas, Grace y Tilly, me han encantado. La primera de ellas refleja perfectamente las posibles preocupaciones de una niña de esa edad que no es popular y Tilly es directamente adorable. Asimismo, los personajes adultos están bastante bien caracterizados y son muy diferentes.

Como aspectos negativos, sinceramente me parece que Grace habría encajado más como una niña de 12 años, en lugar de 10, por algunas de sus conversaciones, y me hubiera gustado que el final tuviese más páginas, me habría encantado leer algo más de esta historia.

Por tanto, un libro que recomendaría a cualquiera, que con una ambientación cuidada narra a la perfección una historia de intriga con un toque de humor, al estar narrado desde el punto de vista de Grace y que, además, contiene unas reflexiones muy importantes.

LO MEJOR: la narración y la intriga.

LO PEOR: que me hubiera gustado que tuviera un final más desarrollado.

Puntuación: eb3e7-4

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios