William Crimsworth, en su voluntad de independencia, desprecia la tiránica protección de sus parientes y se embarca hacia Bruselas, donde consigue un puesto de profesor de inglés en un internado y debe elegir entre las atenciones de la brillante y astuta directora y la tímida admiración de una joven huérfana que, como él, lucha por superarse y salir de la pobreza.

OPINIÓN

(sin spoilers)

 

Como Jane Eyre me encantó hasta niveles insospechados, me he propuesto ir leyendo, poco a poco, las demás obras de Charlotte Brontë y, en esta ocasión, le tocó a El profesor.

Lo primero que me gustaría destacar de este libro es que, a pesar de una de las primeras obras de la autora, tiene una pluma que me ha parecido excelente. La historia podrá gustarte más o menos pero que está muy  bien escrito, es evidente. De hecho, en varias ocasiones no es que la trama me resultase demasiado atrayente pero gracias a la cuidada narración lo he disfrutado.

Respecto a la historia en sí, no ha sido de mis favoritas pero la he disfrutado. Acompañamos a nuestro protagonista William en su camino de independencia el que llevará a trabajar como profesor para un internado masculino y para otro femenino en Bruselas. Al principio, no me enganchado demasiado pero a partir del viaje del protagonista a Bruselas, me ha resultado bastante entretenido gracias a la intervención de más personajes. Eso sí, al tratarse de un profesor, la historia se centra bastante en el tema de la educación respecto a los hombres y a las mujeres, así como en las diferencias que advierte el protagonista entre su Inglaterra natal y Bélgica.

De hecho, uno de los aspectos que más me ha irritado es la personalidad de nuestro protagonista William, ya que no sólo pone de manifiesto esas diferencias que comentaba entre los ingleses y los belgas, sino que además lo hace con muchísima soberbia. Y es que me ha resultado un personaje bastante insoportable por su arrogancia y constante creencia de superioridad.

En cuanto al resto de personajes, me han llamado la atención Hunsden y  Frances quedándome con ganas de haber sabido más de ellos y no sólo a través de los ojos de William.

Por tanto, un libro que, sin ser la mejor obra de Charlotte Brontë, tiene una narración muy cuidada y narra una historia entretenida, a pesar de su protagonista insufrible por sus aires de superiodad.

LO MEJOR: la narración.

LO PEOR: el protagonista, William.

Puntuación: 4ac73-3252c5

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios