Lucky Linderman didn’t ask for his life. He didn’t ask his grandfather not to come home from the Vietnam War. He didn’t ask for a father who never got over it. He didn’t ask for a mother who keeps pretending their dysfunctional family is fine. And he didn’t ask to be the target of Nader McMillan’s relentless bullying, which has finally gone too far.

But Lucky has a secret–one that helps him wade through the mundane torture of his life. In his dreams, Lucky escapes to the war-ridden jungles of Laos–the prison his grandfather couldn’t escape–where Lucky can be a real man, an adventurer, and a hero. It’s dangerous and wild, and it’s a place where his life just might be worth living. But how long can Lucky keep hiding in his dreams before reality forces its way inside?

OPINIÓN

(sin spoilers)

Aquí os traigo la reseña de un libro del que he disfrutado cada página.

En primer lugar, se trata de una historia diferente y original, nada que ver con cualquier otro libro juvenil. En ella acompañamos a Lucky, un adolescente de quince años que no lo tiene nada fácil: su compañero de clase Nader le hace bullying desde hace años, su padre no es nada comunicativo, su madre elude la realidad nadando constantemente y su abuelo fue un soldado de la guerra de Vietnam que nunca regreso. Aparte de esta familia disfuncional, en sus sueños Lucky visita una y otra vez Vietnam, conversando con su abuelo e intentando rescatarlo. Dicho así, puede parecer que es una historia un poco rara, pero la verdad que merece muchísimo la pena leerlo, dado que aborda con gran acierto temas como las relaciones familiares, la pérdida y la empatía, resultando muy reflexivo.

Así pues la narración se alterna entre diferentes momentos de la vida de Lucky y las operaciones de rescate de su abuelo que vive en sueños. Como Lucky es nuestro narrador, conocemos de primera mano sus pensamientos y yo, personalmente, lo he adorado, porque no sólo se consigue que la lectura sea amena, sino que también tiene puntos de ironía y humor a pesar de la importancia de los temas que trata.

Además, los personajes me han encantado. Lucky es un protagonista excepcional, te metes tantísimo en su vida que te alegras y sufres con él, en más de una ocasión daban ganas de abrazarlo. Aparte de nuestro protagonista, también tenemos otros personajes muy peculiares como son el matón que le acosa (lo que he odiado a ese niño), el abuelo de Lucky al que visita en sus sueños, los padres de Lucky (a los que él llama calamar y tortuga por su comportamiento) y la tía Jodie (lo que me he reído con las conversaciones entre ella y Lucky, tan distintas).

 Asimismo, ha sido un libro que me ha dejado muy buena sensación cuando lo he terminado, aunque evidentemente me he quedado con más ganas de saber de Lucky porque no quería desprenderme de la historia.

En definitiva, un libro juvenil que no tiene nada que ver con los de su género, con una historia muy diferente y original, mezclando la realidad de Lucky y sus sueños, que aborda unos temas complejos y un protagonista excelente.

LO MEJOR: Lucky y la originalidad.

LO PEOR: nada.

Puntuación: 

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios