Louisa Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del autobús y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café The Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio Patrick. Lo que Lou no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio. Will Traynor sabe que un accidente de moto se llevó sus ganas de vivir.

Sabe que ahora todo le parece insignificante y triste y sabe exactamente cómo va a ponerle fin.Lo que Will no sabe es que Lou está a punto de irrumpir en su mundo con una explosión de color.Y ninguno de los dos sabe que va a cambiar al otro para siempre.

OPINIÓN

(sin spoilers)

En primer lugar, debo decir que me resulta complicado escribir la reseña de este libro porque me ha encantado y me ha transmitido tantísimo que es difícil expresarlo y que quede algo con lo que me sienta satisfecha.

Ante todo, hay que tener en cuenta que este libro no es la típica historia de amor intrascendente que te deja igual a como estabas antes de leerla. Obviamente, el amor tiene un peso importante en la historia pero, además de ello, nos refleja a la perfección lo que implica encontrarse en la situación en la que está Will, sobrellevando las consecuencias de un accidente. Como no quiero desvelar nada de la trama que no aparezca ya en la sinopsis, sólo diré que Will, a causa de su situación, se tiene que enfrentar a muchísimas complicaciones y el libro explica muy bien todo lo que ello supone para las personas que están en su misma situación, implicaciones que probablemente ni hayamos pensado demasiado salvo que tengamos a alguien cercano en las mismas circunstancias. Así que sí, el libro versa sobre el amor, pero también sobre mucho más, tocando temas que, sin duda, te hacen reflexionar y quedarte pensando en ellos.

Los dos protagonistas principales, Lou y Will, están muy bien elaborados, resultan creíbles y, lo más importante de todo, consiguen transmitir muchísimo al lector, no sólo por las conversaciones entre ambos que me encantaron, sino también porque no son “perfectos”, algo que como siempre digo me encanta apreciar en los personajes. Además, si bien la narradora principal es Lou, en ciertas ocasiones, otros personajes con gran peso en la trama, como las familias de ambos, asumen la narración de la historia, aportando al lector un diferente punto de vista que sirve para completar aún más la historia.

Es un libro que directamente me tocó la fibra sensible y me llegó muchísimo, devoré cada una de las páginas, disfruté con sus alegrías y sufrí con los momentos más tristes. Para mí ha sido un libro inmejorable, no cambiaría absolutamente nada, porque cada parte consigue que sea lo bueno que es en su conjunto.

Cuando lo terminé, me dejó una mezcla de sensaciones, tristeza y  alegría a la vez ¿cómo una misma historia puede conseguir algo tan diferente? Además, en los siguientes días tras leerlo, volví a recordarlo en muchísimas ocasiones y pocos libros tienen en mí tanto efecto. Se ha convertido en uno de mis libros favoritos sin duda alguna.

En definitiva, un libro muy especial, que no sólo es una historia de amor sino que te hace pensar muchísimo sobre temas que quizás no hayas tenido tanto en cuenta. Además, se empatiza con los personajes de una forma increíble y para mí, desde luego, es una de esas historias que se va a quedar conmigo para siempre.

LO MEJOR: todo, no cambiaría absolutamente nada.

LO PEOR: nada.

Puntuación: 74901-5

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios