«Soy joven, tengo veinte años, pero no conozco de la vida más que la desesperación, el miedo, la muerte y el tránsito de una existencia llena de la más absurda superficialidad a una abismo de dolor. Veo a los pueblos lanzarse unos contra otros y matarse sin rechistar, ignorantes, enloquecidos, dóciles, inocentes. Veo a los más ilustres cerebros del mundo inventar armas y frases para hacer posible todo eso durante más tiempo y con mayor rendimiento».

OPINIÓN

(sin spoilers)

En cuanto supe de la existencia de este libro, y viendo las buenas críticas que tenía, quise leerlo, afortunadamente, ha sido una lectura genial.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el libro se sitúa en el Primera Guerra Mundial. Su autor, Erich Maria Remarque, sirvió en la misma y, si bien señaló que se trata de una obra de ficción, el hecho de que estuviese en dicha guerra, me da que pensar que aun tratándose de una obra de ficción, está inspirado en experiencias reales y conocidas.

Así, acompañamos a Paul, un joven de veinte años, que junto con otros de sus compañeros de clase, pasó directamente de asistir a la aulas a servir en el ejército a fin de defender su país, Alemania. El libro nos transporta de lleno a las vivencias de estos jóvenes y nos sumerge de lleno en su historia. De tal modo, no sólo es palpable la crudeza y brutalidad de la guerra, narrándonos escenas que acontecen en el frente, sino que también se abordan las reflexiones de los personajes sobre el sentido de la guerra, cómo la sobrellevan, sus aspiraciones, o cómo retornar a una vida de normalidad. 

Además, nos encontramos con un grupo de protagonistas muy diferenciado. Si bien no se profundiza en todos ellos con la misma profundidad, las pinceladas que el autor nos otorga sobre sus caracteres son suficientes para hacernos una idea de los mismos.

Es un poco difícil de explicar, pero sin duda, el punto fuerte del libro es todo los que transmite al lector, haciendo que comprendas totalmente la crudeza de la situación en la que estos jóvenes se encontraban e impacta muchísimo. De hecho, días después de leerlo, sigo dándole vueltas a la historia de Paul y sus compañeros.

Por tanto, es un libro que recomiendo a cualquiera os gusten las historias ambientadas en esta época o no, ya que es corto, engancha, y sin duda, os impactará.

LO MEJOR: la trama y su capacidad de transmitir al lector.

LO PEOR: nada.

Puntuación: 

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios