Una mañana de abril de 1926, un bote encalla en la costa rocosa de una remota isla australiana. En su interior yacen un hombre muerto y un bebé que llora con desesperación. A su encuentro salen Tom Sherbourne, el farero, y su joven esposa, Isabel. Se han instalado en la isla para dejar atrás los horrores de la Primera Guerra Mundial, y lo único que ensombrece su felicidad es la incapacidad de tener hijos. Ante la impresión que les causa un ser tan frágil e indefenso, Tom e Isabel deciden seguir el dictado de sus corazones y adoptar a la criatura, sin notificar el hallazgo a las autoridades.

OPINIÓN

(sin spoilers)

Después de ver el trailer de la adaptación cinematrográfica de este libro y que está protagonizada por Michael Fassbender, Alicia Vikander y Rachel Weisz (próximamente se estrenará en España) no pude resisitirme a leer esta novela.

A lo largo del libro seguimos la historia de Tom que, después de su regresó a Australia tras haber servido a su país en la Primera Guerra Mundial, decide trabajar como farero en una localización bastante recóndita junto a su esposa Isabel. Sin embargo, su plácida vida cambiará drásticamente cuando un bote con un hombre muerto y un bebé llega hasta ellos y deciden quedarse al bebé.

Si bien la historia está muy centrada en los personajes protagonistas, la narración la van asumiendo diferentes personajes, por lo que se aporta al lector una visión mucho más completa, desde diferentes puntos de vista. El cuidado dedicado a los personajes me ha gustado especialmente, ya que se nos van presentando poco a poco, aportándonos sus antecedentes a fin de que conozcamos más de sus caracteres. Además, me ha resultado muy interesante que se destaque cómo la Primera Guerra Mundial ha afectado a cada uno de ellos de diferente manera y les ha dejado su huella.

 

De hecho, se trata de una novela en la que hay personajes contrapuestos y en los que parece que tuvieras que tomar parte por alguno de ellos, sin embargo, están tan bien construidos que es fácil comprenderlos, aunque no compartas sus actuaciones,  y te deja esa sensación de que no todo es blanco o negro.

Gracias a esa profundización en los personajes, sufres con ellos a lo largo de los diferentes acontecimientos y te trasmiten perfectamente tanto su alegría como angustia desde las primeras páginas hasta el final. Así, nos encontramos ante un libro que aborda, no sólo el amor, sino también la culpa, los remordimientos, la soledad, etc. De hecho, me he encontrado a mi misma preguntándome en diversas ocasiones ¿qué haría si estuviera en su lugar?

El único punto negativo que puedo señalar es que hacia la mitad del libro éste perdía un poco de ritmo y me dio la sensación de que avanzaba demasiado lento, aunque entiendo que ello puede tener por fin presentarnos aún más a los diferentes personajes.

Por tanto, un libro cargado de sentimientos, que engancha y que, a pesar de las posiciones tan contrapuestas en las que se encuentran todos los personajes, consigue que te pongas en el lugar de todos ellos. Muy recomendado.

LO MEJOR: la profundidad y complejidad de los personajes.

LO PEOR: que hacia la mitad puede resultar un poco lento.

Puntuación: 

¿Lo habéis leído? ¿Os ha gustado?

Anuncios